Como puede ayudarte el Big Data en tu empresa

Como puede ayudarte el Big Data en tu empresa

Has utilizado alguna vez Google Analytics? Entonces ya has hecho uso de big data –inteligencia de datos– sin saberlo. Esta herramienta de Google es posiblemente el mejor ejemplo de cómo el uso de las nuevas tecnologías que permiten procesar e interpretar grandes cantidades de datos pueden ayudarte en tu negocio: conocer mejor tu empresa por dentro (tráfico, etc.), analizar a tu competencia, detectar tendencias, identificar palabras clave para ser más competitivo… Y eso es sólo una parte de todo lo que pueden hacer los proyectos de big data desarrolladas per se para una empresa o un mercado.

¿DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO?

“Google Analytics, que utiliza patrones de navegación web de los clientes, es una herramienta que toca una parte de big data. Pero hay muchas más fuentes de información a las que no llega. Todo el mundo del Internet de las cosas, sensores y otras muchas fuentes que puede integrar el big data”, explica José Andrés García, director general de Teradata España.

“Cuando se habla de big data se suele hacer alusión a herramientas que cumplen con cuatro uves: volumen, velocidad, variedad y valor. ¿Qué significa esto? Que pueden procesar cantidades ingentes de información de cualquier lugar, a una velocidad enorme e interpretarla de forma que pueda dar valor a la empresa”, explica Enrique Serrano, director general de Tinámica.

El concepto volumen impresiona: se habla de big data a partir de cuatro o cinco terabytes, que viene a decir que pueden procesar casi cualquier cantidad de información. El de velocidad, implica análisis en tiempo real. ¿Qué significado tienen las otras dos uves?

Variedad de datos. La variedad ya la ha anticipado antes José Andrés García: trabajar con datos procedentes de cualquier dispositivo y que proporcionan una información que hace unos años no estaba a nuestro alcance. Y eso es posible porque las soluciones big data pueden analizar todo tipo de información.

“Las herramientas anteriores sólo trabajan con información estructurada, la que procede de bases de datos tradicionales. Por ejemplo, en una factura, el código de cliente, el producto, el importe… Las de big data, en cambio, pueden procesar cualquier información: conversaciones de texto, voz, documento, incluso información entre máquinas; ahora mismo ya se genera más información procedente de máquinas que de personas. Y lo hace con tal rapidez que te permite, incluso, analizarlos en tiempo real”, explica Óscar Méndez, consejero delegado y fundador de Stratio.

Valor. O dicho de otra forma, ¿qué aporta toda esta información a mi negocio? “Abordar un proyecto de big data en la empresa significa que vamos a capturar toda la información que podamos, la ponemos en un pull de datos y con la ayuda de la tecnología la analizamos para obtener patrones y tomar decisiones. Por ejemplo, en banca, que ha sido el sector pionero en adoptar estas soluciones, ayuda a diseñar nuevos productos, detectar un fraude en tiempo real y tomar decisiones de inversión en cuestión de segundos”, añade Serrano.

“Lo más obvio, sobre todo para las pymes, viene de la mano del área de marketing, para fidelización y gestión de la experiencia del cliente. Toda la información que hay en redes sociales, blogs, webs, etc. nos permiten hacer análisis de los sentimientos hacia marcas.

También se puede medir la experiencia y satisfacción del cliente, por ejemplo, con herramientas para análisis de voz que se están utilizando en los call centers. Se recogen los comentarios del cliente y se analiza hasta el tono en que se hacen esos comentarios. Además, unificas toda esa información con los correos electrónicos o comentarios que una determinada empresa recibe. Se trata de utilizar métodos y tecnologías nuevas para hacer cosas que, de otra manera, serían imposibles. Y lo puedes hacer en tiempo semireal. Si alguien tiene un problema lo suyo es que en el menor tiempo posible seas capaz de darle una solución”, añade José Andrés García.