Carta pública de la senadora Eisenchlas a Romano por el pedido de desafuero

Carta pública de la senadora Eisenchlas a Romano por el pedido de desafuero

La senadora Natacha Eisenchlas (UCR Bloque Cambia Mendoza) se refirió este viernes al pedido de desafuero de su par Marcelo Romano (Protectora), quien está acusado de desacato en un incidente con la Policía y su hija.

Te puede interesar: El contagiado 83 ingresó en taxi a Mendoza y se lo revisa al chofer

La solicitud fue realizada por una fiscal del Poder Judicial, lo que fue destacado por la legisladora radical en una carta pública que le dirigió a su compañero de la Cámara Alta. “Tenemos que tener bien en claro esto:  no es ningún político quien lo ha solicitado. Es una integrante del Poder Judicial que desde el año pasado está intentando investigar una denuncia efectuada por dos policías, un hombre y una mujer, que tampoco tienen ninguna vinculación política”, dijo.

Según la senadora, no se trata de un caso personal sino de una situación que “afecta a las y los mendocinos en general. A las instituciones, a la policía, a la justicia, a los privilegios de la política. Todo esto está en juego en este tema, porque usted es un senador, un dirigente político. Pero ante todo es un ciudadano”. Incluso, le pidió que renuncie a sus fueros como legislador para someterse al proceso judicial.

La Cámara de Senadores quedó esta semana en condiciones de debatir el pedido de desafuero contra Romano, que fue pedido por la fiscal Gabriela García Cobos, quien lo acusa de haber increpado a policías durante un control vial.

Técnicamente lo que ocurrió este martes fue que la la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales le dio despacho favorable a ese requerimiento. Romano está imputado del delito de atentado contra la autoridad, en un hecho ocurrido en las elecciones del 11 de agosto de 2019, cuando la Policía Vial requirió documentación a la hija del senador.

Ahora, la cámara en pleno podría tratar el desafuero el martes próximo, lo que desató una tormenta política de acusaciones cruzadas entre radicales, justicialistas y miembros de Protectora.

La carta completa de Eisenchlas

Muchas veces vemos con dolor el descrédito que tiene la política hoy. Muchas, muchísimas personas la consideran una actividad egoísta, lejana e indiferente a la vida y a sus problemas cotidianos de las personas. Esto no ha pasado por casualidad…muchas veces hemos hecho las cosas mal. Como en toda actividad, hay quienes lo hacen bien y quienes no tanto. La diferencia está en que a nosotros, quienes tenemos el altísimo honor y gran responsabilidad de desempeñar un cargo público, nos paga el sueldo la gente. Eso no debemos olvidarlo jamás.

Es por todo esto que me tomo el atrevimiento de pedirle públicamente, segura también que es el sentimiento de muchas otras personas más, que Ud. mismo renuncie a sus fueros para que la Justicia pueda hacer su trabajo. Sería un gran, un enorme ejemplo. Ud. también tal vez compartirá conmigo que se ha desnaturalizado el significado de los fueros, que fueron concebidos para que no se pudiera reprimir a quienes ejercen responsabilidades públicas por cuestiones relacionadas a su actividad. Era una forma de cuidar a la Democracia y a las instituciones. Pero con el tiempo esto se ha distorsionado, y los fueros hoy en la práctica se han convertido en un privilegio para las y los políticos. Si una persona de a pie comete una falta o un delito la justicia puede actuar sin impedimentos. Si lo hace alguien que tiene un cargo político, no. Cree Ud. que esto es justo?.

Una Fiscal de la Provincia se encuentra, desde el año pasado, intentando llevar a cabo una investigación a raíz de una denuncia hacia su persona realizada por un hombre y una mujer policías, que dicen haberse sentido agredidos y amenazados por Ud. utilizando su cargo de Senador, en una situación de estricto orden personal suyo, a la cual no me voy a referir porque justamente es personal. No me corresponde ni a mí ni a nadie, sólo a los órganos judiciales, juzgar su inocencia o no. Pero no es un tema menor. Se trata de dos personas que estaban trabajando, como lo están haciendo en estos momentos tan duros que estamos viviendo.

La policía le está poniendo el cuerpo a la pandemia que nos está azotando, en la calle, las 24 hs, del día todos los días. Nos está cuidando de una manera que nunca vamos a terminar de agradecer. No ha habido hasta el momento ni una denuncia en contra de su accionar. Es más, las y los mendocinos sentimos que están de nuestro lado. Y que toman el riesgo, ellos y sus familias, cotidianamente. Entonces, también considero con toda humildad que sería un gran gesto hacia la institución policial que Ud. permitiera que ellos y ellas puedan ser escuchados.

¿Qué mensaje estaríamos dando no sólo hacia la policía sino hacia toda la sociedad si impedimos una investigación judicial sólo porque el ciudadano denunciado es Senador?.

Creo que tanto usted como yo sabemos la respuesta. Usted también sabe que con el desafuero no dejará de ser Senador ni va a dejar de cobrar su sueldo. El único efecto que tendría es permitirle a la Justicia realizar su labor, con todas las garantías y respeto por sus derechos. Nada más y nada menos que lo que ocurriría con cualquier ciudadano .Ud. es abogado, lo sabe muy bien.. Ud. no perdería nada, y las y los mendocinos ganaríamos mucho.

Senador:  Usted hoy tiene la posibilidad de dar acortar la distancia que hay entre la política y la gente de a pie. Un mensaje de salud de las instituciones, de equidad ante la Ley. Puede constituirse en un ejemplo de dirigente y sobre todo de ciudadano. Pocas cosas más republicanas, más democráticas, más igualitarias que renunciar a los privilegios.. Usted dice que es inocente, y no tengo por qué dudar de su palabra.

Entonces no tiene nada que temer, tiene la gran oportunidad de probarlo. Y si no lo fuera, también sería un ejemplo que se atuviera al imperio de la Ley. Le estoy pidiendo sólo que no se ampare en su condición de Senador para evitar que la Justicia investigue un hecho supuestamente ilícito de su vida privada, no pública. Nada tiene que ver una cosa con la otra.

Ambos lo sabemos muy bien. Si usted eligiera esa opción contaría con el reconocimiento y gratitud de centenares de mendocinos y mendocinas, entre quienes por supuesto me encuentro.

Tengo la plena seguridad que leerá esta carta, y le agradezco muchísimo su atención. En mi nombre y en el de, me atrevo a decir, muchas personas que están esperando ver de nuestra parte acciones que demuestren que estamos a la altura de las circunstancias.

El hecho por el que Romano está imputado

El domingo 11 de agosto de 2019 dos policías denunciaron al senador luego de que este saliera en defensa de su hija en un altercado. Según los uniformados, por ser un día de elecciones, se había montado un operativo vial sobre el Acceso Sur.

Fue allí que los alertaron por la conducción peligrosa de una automovilista a la que dieron alcance debajo del puente de calle Rawson. Cuando la identificaron, resultó ser una hija de Romano.

Mientras los policías a cargo del procedimiento inspeccionaban la documentación de la conductora y del auto, una camioneta se paró detrás de ellos, de donde se bajó un hombre.

Era Marcelo Romano, senador provincial quien se identificó como padre de la conductora.

Según el relato de los policías, ellos le explicaron que los habían alertado porque circulaba en exceso de velocidad, y por eso la habían hecho detenerse a un costado del Acceso.

Romano, quien según los efectivos estaba muy ofuscado, les dijo que por qué no iban a buscar delincuentes a la villa, en lugar de molestar a su hija ya que ella no es ninguna delincuente.

Posteriormente, siempre según el relato, los amenazó asegurando que era miembro de la Bicameral de Seguridad y que tenía contacto directo con el entonces ministro de Seguridad, Gianni Venier por lo que podría hacerlos echar de la fuerza.

Finalmente los policías no hicieron la multa pero denunciaron el altercado ocurrido con Romano que aseguró que en ningún momento maltrató a los efectivos y que intervino porque estos “patoteaban” a su hija y que lo único que había querido, en ese momento, era averiguar lo que pasaba.