Cómo crear una empresa con poco o sin dinero

Cómo crear una empresa con poco o sin dinero

Estás dispuesto a tomar riesgos y por qué no, dejar tu empleo para dedicarte a este nuevo proyecto. Sin embargo, esta iniciativa se derrumba poco a poco cuando te das cuenta que el dinero que tienes para lograrlo no es el suficiente.

1. Ofrece servicios para generar flujo de caja y luego ofrece tu producto

Lo primero que debes saber, es si lo que vas a ofrecer es un servicio o producto.

Según Ryan Westwood, iniciar con una empresa orientada a servicios es más fácil. Tu ofreces los servicios y luego recoges los fondos.

Cuando comienzas con una empresa ofreciendo productos, puedes requerir de una inversión de capital por adelantado para su creación y funcionamiento. Si este es tu caso, considera la opción de vender servicios para generar flujo de caja y recaudar el capital para un empezar un negocio basado en un producto.

Por ejemplo, la compañía de Ryan, Outbox Systems, comenzó de esta manera. Él quería conectar dos aplicaciones de software, pero no tenía el capital necesario para construir esta integración.

Sabiendo que necesitaba dinero para financiar el desarrollo de su producto, se dirigió a otra empresa, AtTask, y preguntó si podría construir una integración de software para ellos. Por casualidad, un cliente de AtTask quería integrar esta empresa con su fuerza de ventas, y estaba dispuesto a pagar $125 dólares por hora para construirla.

Una vez el trabajo fue hecho, Ryan tenía ya el desarrollo de su producto y ahora podría revenderlo a más personas que necesitaran este tipo de integración.

2. Reduce tus necesidades

¿Tu idea requiere de alguna licencia o permiso para estar en marcha?, ¿necesitas computadores u otros suministros?, ¿requieres de maquinaria o software especializado?, ¿necesitas una oficina?

La mejor manera de empezar es que tú seas el único empleado de tu empresa y con ello estar dispuesto a trabajar sin grandes remuneraciones en el principio. ¿Puedes trabajar desde casa? Si necesitas de personal, ¿podrás conseguir empleados que estén dispuestos a trabajar solamente por comisión?

Haz la tarea de buscar siempre los proveedores más económicos, esto sin comprometer la calidad de tu producto o servicio. También puedes comenzar con una sola línea de producto en vez de varias más costosas; y luego diversificar.

Sin importar qué estés ofreciendo, recuerda siempre tener muy en claro las prioridades. Así puedes poner en marcha tu negocio a medida que vas creciendo; y con ello evitarás costos innecesarios.

3. Las fuentes de financiación están en todas partes

Si no tienes mucho capital en tu bolsillo, Jayson Demers aconseja las siguientes opciones:

  1. Familiares o amigos: No descartes esta idea desde el principio, nunca sabes quién podrá estar interesado en tu producto o servicio.Si alguien te ofrece una parte de financiación que estabas buscando, habrá otra persona que te dé lo que falta. No tiene que provenir desde la misma fuente. Además, tu familia y/o amigos son las personas más cercanas a ti y en las que más confías.
  2. Angel Investors: Ellos son individuos que están precisamente interesados en financiar las ideas de negocio. Por lo general invierten a cambio de una propiedad parcial de tu empresa u otros beneficios.
  3. Inversores de Capital de riesgo: Los capitalistas de riesgo son como los “angel investors”, pero estos invertirán en empresas ya establecidas que demuestren buen rendimiento y por supuesto que deseen crecer.
  4. Crowdfunding: Es popular por una razón; con una buena idea y el trabajo suficiente puede atraer fondos para cualquier cosa.
  5. Préstamos del gobierno o bancos privados: Están a la mano para cualquier necesidad de financiamiento.