Coronavirus: Mendoza le pide a la Nación que arbitre en el precio del crudo para evitar caída de regalías y pérdida de 10.000 empleos

Coronavirus: Mendoza le pide a la Nación que arbitre en el precio del crudo para evitar caída de regalías y pérdida de 10.000 empleos

El gobierno provincial reclama a la Nación que intervenga para que la crisis que siente todo el sector productivo petrolero se pueda sobrellevar. Foto: Fernando Martinez/ Diario Uno

A la caída del precio del barril de petróleo, que pasó de 60 dólares a 23 dólares, lo que impacta duramente en la producción de crudo, se le suma ahora el derrumbe de la demanda de combustible por la cuarentena por coronavirus, que en el caso de las naftas es del 70% y en los diesel del 50%.

Por eso Mendoza, como parte de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (OFEPHI) le pidió al secretario de Energía de la Nación, Sergio Lanziani, que intervenga para que el sector no caiga aún más y evitar así el desplome de las regalías y la pérdida de unos 10.000 puestos de trabajo directos que mantiene el sector en la provincia.

Te puede interesar: Un nuevo caso positivo de coronavirus en Mendoza, un joven de 22 años. 

“Lo que estamos pidiendo a la Nación es que arbitre para que el impacto de la crisis sea más repartido y se pueda sostener. La caída del precio del crudo supone un golpe brutal en la producción que es motor de las economías provinciales, por el derrame que genera en otros sectores, por la cantidad de puestos de trabajo que genera, que en la provincia son unos 10.000 puestos directos, como también por los recursos que generan las regalías.

Para dar una idea, por la caída del costo del petróleo las provincias productoras perdieron $3.800.000 millones mensuales, de los cuales el 15% -son unos $570 millones- deberían haber llegado a Mendoza”, explicó el subsecretario de Energía y Minería de la provincia, Emilio Guiñazú.

A la crisis que describe Guiñazú y que se refleja en una carta que enviaron las 10 provincias productoras de hidrocarburos (Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Río Negro, Neuquén, Mendoza, La Pampa, Formosa, Salta y Jujuy) al secretario de Energía, Sergio Lanziani, a mediados de marzo se le sumó luego el impacto de la cuarentena obligatoria que decretó el presidente Alberto Fernández.

Según datos oficiales la inactividad económica que supone el aislamiento generó una estrepitosa caída de la demanda de combustibles. En donde más se notó fue en la baja del despacho de combustibles de aviación que cayó un 90%, pero también se sintió en el consumo de naftas que bajó un 70%, mientras que el diesel se derrumbó en un 50%.

“Hasta antes de la cuarentena y de la caída de la demanda las refinerías seguían comprando un barril a 23 dólares y manteniendo el precio de surtidor que está congelado, lo cual les generaba una rentabilidad extraordinaria. Ahora la demanda cayó, pero en algún momento se recuperará y por eso estamos planteando que el Estado intervenga y no deje esto librado a las leyes del mercado porque no se va a regular solo, acá hay dos empresas que controlan el 80% de la refinación de combustible del país. Si no cuidamos la cadena productiva, cuando la crisis termine vamos a tener un sector energético destruido y eso nos hará tener que importar con lo cual perderemos divisas y puestos de trabajo”, insistió Guiñazú.

Retenciones en tiempos de crisis

Una de las medidas que también reclaman las provincias productoras de hidrocarburos al Gobierno nacional para amortiguar en algo el impacto negativo  que sufre el sector es que durante la crisis elimine las retenciones a las exportaciones.

“Las retenciones que se fijaron para retener y planchar el precio del combustible no tienen sentido en este momento. Primero porque el precio del barril cayó y segundo porque si hubiese chances de exportar combustible habría que facilitarlo sacándole ese impuesto del 12% que hoy es insostenible” se quejó el subsecretario de Energía, Emilio Guiñazú.