Hasta Macri sumó un mensaje de despedida en el último adiós a Gendler

Hasta Macri sumó un mensaje de despedida en el último adiós a Gendler

Felisa, la mamá de Sergio.

Los restos mortales del periodista Sergio Gendler, de extensa trayectoria en distintos medios, fueron inhumados en el Cementerio Israelita de la AMIA, ubicado en el partido bonaerense de La Matanza. Al mismo tiempo se multiplicaron los mensajes de despedida incluso del presidente Mauricio Macri.

El cortejo fúnebre llegó pasadas las 11 al sector nuevo de aquella necrópolis, enclavada en la localidad de La Tablada.

No cesaron las muestras de profundo dolor que se habían observado el jueves en la sala velatoria de la AMIA, en Villa Crespo.

El ataúd descansa al lado de la tumba de su padre, Félix Gendler, otro periodista que como él pasó por la agencia NA y TN/Canal 13.

 Tanto jueves como viernes se pudo ver en la despedida a muchas figuras conocidas de la prensa televisiva, escrita, así como a infinidad de amigos y familiares, como ex futbolistas.

En la despedida se procedió a las ceremonias judías durante el último adiós, ante el desconsuelo de la concurrencia, entre ellos Santo Biasatti, muy afectado con la situación.

Gendler murió el jueves en una clínica porteña a los 53 años tras batallar con una larga enfermedad.

Padre de cuatro hijas, Gendler se encontraba internado desde hacía varios días en el Instituto Fleming, del barrio de Belgrano, ya que se había agravado su cuadro en torno a un cáncer que padecía.  

El periodista, que se inició y trabajó varios años en la agencia Noticias Argentinas (NA), se desempeñaba en los últimos tiempos en el canal Fox, tras un largo paso por Todo Noticias (TN) y Canal 13.

Desde el presidente Mauricio Macri hasta el titular de la AFA, Claudio Tapia, lo recordaron de diferentes maneras.

Resultó desgarrador observar la tristeza de todos quienes lo despidieron, con foco especial en su madre, Felisa, la esposa y su descendencia.

El rabino destacó sin embargo que con el tiempo volverá siempre en los mejores momentos, con el recuerdo de sus sonrisas y del amor por los suyos, que lo llevó a mantener en secreto la enfermedad contra la que venia luchando.