Jeffrey Epstein, millonario amigo de Trump, se mató en la cárcel acusado de tráfico de menores

Jeffrey Epstein, millonario amigo de Trump, se mató en la cárcel acusado de tráfico de menores

El millonario magnate financiero Jeffrey Epstein, acusado de estar implicado en una trama de abusos y explotación sexual de menores, fue hallado muerto en su celda, en una cárcel federal de Manhattan, en Nueva York, informó el periódico The New York Times.

Epstein, de 66 años, que fue cercano a Donald Trump y a Bill Clinton, fue detenido a comienzos del pasado julio, fue hallado ahorcado en su celda en torno a las 07.30, hora local, precisó el diario.

Los servicios de emergencias de Nueva York recibieron una llamada de la cárcel sobre un posible caso de fallo cardíaco, informó la agencia de noticias EFE.

El magnate estaba acusado de explotar y abusar sexualmente de menores e incluso pagarles para que buscaran a otras adolescentes. Algunas de las jóvenes contaban que les pagaba para que les hagan masajes desnudo y luego las violaba.

El caso se destapó en 2005 cuando los padres de una niña de 14 años acudieron a la policía de Palm Beach para denunciar que Epstein había abusado de su hija en su casa.

La niña contó lo ocurrido e identificó a otras dos menores que estaban en la casa ese mismo día, que a su vez identificaron a otras.

Antes de que la policía de Florida elevara el caso al FBI ya habían identificado tres decenas de posibles víctimas.

El pasado julio, Epstein ya fue encontrado inconsciente en su celda en Manhattan con marcas en el cuello y las autoridades investigaban si se había tratado ya de un intento de suicidio.

El magnate financiero ya se enfrentó a acusaciones de este tipo en Florida, pero en 2008 alcanzó un acuerdo extraoficial con la Fiscalía para que se cerrara la investigación, que, de haberlo hallado culpable podría haberle acarreado una pena de cadena perpetua.

El pasado viernes un juez de la Corte de Apelaciones de Manhattan ordenó que se publicaran cientos de documentos sobre Epstein, que pertenecían a un caso paralelo cerrado contra una mujer que era supuestamente su “reclutadora”.