Inicio   >   Mundo

La cumbre de los polémicos

Mundo martes 12 de junio de 2018

Pese a representar a regímenes opuestos, Trump y Kim parecen cara y cruz de una misma moneda.

Es la cumbre de dos de los presidentes más polémicos del mundo.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, y el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, comenzaron el lunes (a las 22 hora de la Argentina; 9 de la mañana en Singapur) una reunión sin precedentes, en la que el arsenal nuclear de los norcoreanos está en el centro de la agenda.

Kim y Trump parecen dos personajes salidos de un película de humor antes que dos supuestos estadistas.

Pese a representar a dos regímenes opuestos (una dictadura de izquierda, por un lado, y una democracia republicana, por el otro), estos dos personajes tienen varios puntos en común, además de sus arsenales nucleares. Parecen cara y cruz de una misma figura.

Son egocéntricos e imprevisibles. Mandamases y esperpénticos.

“Creo que todo va a andar bien”, declaró Trump al llegar a Singapur, lugar neutral de la cumbre, pese a que hace una semana había anunciado que la reunión se suspendía.

Antes, por la mañana, a través de su cuenta de Twitter, también se había mostrado optimista: “¡Es genial estar en Singapur, el entusiasmo está en el aire!”.

Hace 25 años que la dinastía que gobierna Corea del Norte no se reunía con un presidente estadounidense a pesar de la escalada de nuclearización del país asiático.

Pese a que Trump busca presentar este encuentro como un logro de su gestión, en realidad ha sido la necesidad de la supervivencia del alicaído régimen norcoreano lo que ha obrado el milagro.

Kim quiso negociar desde una posición de fuerza y por eso es que antes de iniciar tratativas con el inclasificable Trump, el norcoreano hizo varias pruebas con armas nucleares para asustar al mundo, pese a que sabía que su carrera nuclear estaba destinada al fracaso.

Es que el mundo lo había abandonado y ya no tenía con quien negociar y comerciar.

El otro punto que se pretende lograr con este encuentro -además de la desnuclearización de la zona- es ponerle fin a la larga guerra fría entre las dos Coreas.

La intención general es muy buena y necesaria para la paz mundial. Lo que genera dudas es el pedigrí político de los personajes que comandan la cumbre.

Noticias Relacionadas

  • Miles de musulmanes peregrinan hacia La Meca

    Mundo sábado 18 de agosto de 2018
  • Varios obispos chilenos en la mira por encubrir abusos

    Mundo sábado 18 de agosto de 2018
  • Arrestado por las amenazas de bomba en los aviones

    Mundo sábado 18 de agosto de 2018