Saliendo de tu zona de comfort

Saliendo de tu zona de comfort

Es probable que te cuestiones acerca de lo que haces, a lo que te dedicas, ¿estás estancado?, ¿necesitás un cambio? Es aquí donde te preguntas a ti mismo: ¿soy feliz?, ¿disfruto cada día de mi vida? ¿disfruto mi trabajo? ¿estoy haciendo algo diferente por lo que me sienta realmente orgulloso?

Si te encuentras haciendo estas preguntas y no estás contento con las respuestas, asegúrate de aplicar estas dos estrategias para darle un giro a tu rutina:

Estrategia 1 – Elimina elementos innecesarios

Sí, ya sabrás muy bien que debes organizar tu armario, deshacerse de lo viejo y limpiar tu bandeja de entrada, pero es más importante eliminar aquellos elementos innecesarios en tus pensamientos, y más bien asegúrate de tener una mentalidad positiva que esté alineada con tus objetivos actuales.

Deja de lado ese bagaje emocional, aléjate de las personas tóxicas que te deprimen y más bien busca la compañía de personas que tengan ideas afines a ti, con las que compartas pasiones y te inspiren a ser mejor persona cada día.

Estrategia 2 – Busca un cambio

Si no estás satisfecho con tus relaciones sentimentales, tus amistades, tu peso, el trabajo en el que estás o en el peor de los casos de tu vida en general, es el momento de tomar las riendas del asunto y tomar las acciones necesarias para generar un cambio y cumplir tus objetivos.

Sigue adelante y atrévete a hacer algo diferente, recuerda el dicho: “si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”. Sal de tu zona de confort, conéctate con gente nueva, viaja a un lugar diferente, o empieza a buscar un trabajo que realmente te motive, si es que no estas conforme con lo que estás haciendo en este momento.