Se entregó el empresario que cobró y no construyó una cárcel de Mendoza

Se entregó el empresario que cobró y no construyó una cárcel de Mendoza

El empresario Juan Carlos de Goycoechea se entregó a la Justicia en el marco de la causa por presuntas coimas en obras públicas.

El exintegrante de la compañía Isolux era uno de los empresarios que aún no habían sido ubicados a partir de las órdenes de detención dictadas por el juez federal Claudio Bonadio.

Si bien no es mendocino, sí lo es una obra muy importante para Mendoza que la empresa que él comandaba cobró y no construyó.

El cordobés Juan Carlos de Goycoechea es un prestigioso abogado y experto en finanzas, quien estuvo al frente en nuestro país de la constructora española Isolux Corban, firma que levantó la central térmica de Río Turbio, por la que el ex ministro de Planificación Julio De Vido está preso e investigado penalmente por sobreprecios.

Esa misma compañía ganó el 29 de marzo de 2011 la licitación para construir la cárcel federal de Mendoza, ubicada al lado del penal Almafuerte, en Luján, establecimiento que nunca concluyó, levantando apenas el 37% de la penitenciaría, es decir la obra gruesa.

En ese estado de atraso la recibió el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo, quien el miércoles pasado reveló que aun así la firma Isolux Argentina se cobró el 70% de lo presupuestado.