Un millón de brasileños salieron a protestar y y Bolsonaro les dijo idiotas

Un millón de brasileños salieron a protestar y y Bolsonaro les dijo idiotas

Al menos un millón de personas, según los organizadores, protestaron este miércoles en 173 ciudades de Brasil durante un paro nacional docente contra el recorte presupuestario y la reforma jubilatoria que impulsa el presidente Jair Bolsonaro, quien calificó a los manifestantes de “idiotas útiles e imbéciles”.

Fue el primer paro nacional docente en los cuatro meses y medio de Bolsonaro al frente del Palacio del Planalto, un termómetro sobre cómo la política de ajuste prometida por el gobierno puede erosionar la popularidad del primer mandatario, que cayó más de 15 puntos porcentuales en un trimestre.

Las manifestaciones más importantes se desarrollaron en Río de Janeiro, San Pablo, Brasilia, Recife, Salvador, Porto Alegre (donde hubo represión con gases lacrimógenos), Recife, Fortaleza, Manaus, Florianópolis y Curitiba.

El gobierno bloqueó en promedio el 30 por ciento del presupuesto de gastos corrientes de más de 60 universidades federales, en el marco de la política de austeridad impuesta por el ministro de Economía, Paulo Guedes.

Las cifras divulgadas por la prensa local y la Confederación Nacional de Trabajadores de Educación (CNTE) indicaron que al menos un millón de personas se manifestaron en las calles en todos los estados y en el Distrito Federal.

La protesta unió a maestros, padres y alumnos de todos los niveles y en forma inédita se plegaron las escuelas privadas, incluso las más tradicionales de San Pablo y Río de Janeiro.

La protesta también apuntó contra las nuevas exigencias hacia los docentes en la reforma jubilatoria que tramita el Congreso y viene luego de un choque del excapitán paracaidista del Ejército con los docentes.

Es que el presidente pidió a los alumnos filmar a profesores que hablen de marxismo o critiquen a su gobierno y no de su materia. En ese marco, Bolsonaro anunció que se reducirán las carreras de Sociología y Filosofía y se buscará educación técnica.

“Bolsonaro falta el respeto al papel de quienes forman a los brasileños, los recortes golpean a los doctorados, las becas, las maestrías y los fondos para investigación académica”, dijo el titular del gremio docente nacional, Heleno Araújo, quien recordó que una huelga nacional está siendo preparada para el 14 de junio.

Al contrario de Bolsonaro, quien está en Dallas, Estados Unidos, el vicepresidente, general retirado Hamilton Mourao, a cargo de la presidencia, dijo que la protesta “forma parte de la democracia”.

“La mayor parte de los que se manifiestan son militantes, no saben ni la fórmula del agua, son unos idiotas útiles, unos imbéciles, masa de maniobra de una minoría que domina muchas universidades federales”, dijo a su vez Bolsonaro en Dallas, Estados Unidos, antes de reunirse con el ex presidente George W. Bush.

El presidente, en diálogo con los enviados brasileños, sostuvo que cuando asumió tomó un país “destruido económicamente”.

“Tomamos un país con recaudación baja y si no hago recortes choco contra la ley de responsabilidad fiscal, entonces no hay otra forma, no quiero ajustar pero también la educación deja mucho que desear tras los 13 años de gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT)”, dijo Bolsonaro.

El ministro de Educación, el economista Abraham Weintraub, fue interpelado por la Cámara de Diputados, donde la oposición gritaba “renuncia, renuncia”, mientras el ministro puso como ejemplo a “Europa y Chile, que dan prioridad a la educación inicial y técnica”.

“Es lo que fue prometido en la campaña, reforzar la educación inicial”, afirmó el ministro mientras miles de personas se manifestaban en Brasilia, en la Explanada de los Ministerios.